Membres

samedi 7 janvier 2012

El silencio, la distancia y el mar.

Quedó el mar, quedó la arena
y tu pies se fueron alejando
hacia mí, y volvías como el viento
a refrescar mi alma de ternura

No hubo sueño en mis lejanos ojos,
sólo te esperaba, Solo,
como una piedra en el tiempo,
por la tempestad y la canícula azotado.

Mirando cada estrella te miraba,
lejana y dulce, más allá de la noche;
y preguntaba por ti a los pasantes.
Por los caminos deseaba encontrarte.

Quedó el mar, quedó la arena,
y mis brazos se alargaban con el viento,
y no sentía ni frio ni calor,
sabiendo que te acercaba hacia mí.

Amiens 8/12/11

1 commentaire:

RECOMENZAR a dit…

Maravilloso tu blog
Un abrazo