Membres

vendredi 28 décembre 2007

Amistad en las calles

Somos otros, los que dejamos huellas en la visible calle. Pero hay gentes que pasan con ojos y con lenguas muy oscuros, siendo blancos. Esos ojos que pasan no nos miran, esas lenguas no nos hablan, porque somos lo que somos: forasteros, seres invisibles que la sombra o el destino nos trajo, por estas calles tan humanas. No me dejes, Señor, en este páramo sin nombre, donde sólo me abriga el frío y el dolor

2 commentaires:

INMA VALDIVIA a dit…

hablan de un lugar donde no existen fronteras ni forasteros, donde el páramo se nombra con el ser de sus habitantes y el frio y el dolor estrenan el vestido del corazón de los hombres.
Buscando esas calles, muchos nos hemos encontrado y ahora que se abren las puertas del 2008 esperemos sigamos creciendo los que buscamos ese horizonte.

Un saludo literarios

Mario Gallo a dit…

terrible angustia la del forastero, la del extraño, la del "otro". Supongo que esto pasa en todas partes, pero lejos de casa se siente peor.

un abrazo desde Terra Australis donde, Amigo, siempre hay un plato de más.