Membres

jeudi 15 février 2007

LA VOZ

Una vez más debo escuchar la triste voz en el desierto. La encontré asoleándose en la arena, junto a un médano que el viento perfilaba. La voz era un silencio infinito que rodaba, inagotable, de tu frente.

3 commentaires:

ramiro a dit…

Es muy estimulante saber a Porfirio afincado y muy productivo -aún en un medio tan hostil como lo debe ser la Europa decadente del s. XXI
¡La creación al poder!

Maria fischinger a dit…

Me alegro visitar su blog.
Felicitaciones por el talento y entusiasmo.

Maria Fischinger

Sandra Garrido a dit…

Cuanto dices sin decir, cuanto .
La verdad es que es unplacer pasear por tu voz.

Un abrazo
Sandra